cómo aumentar la plusvalía de tu vivienda

Por Francisco Javier Riveroll
Abogado y socio director de Riveroll Bienes Raíces, S.C.

A lo largo de los años en que me he dedicado a las actividades inmobiliarias, me han hecho mis clientes frecuentes y potenciales diversas preguntas interesantes. En esta oportunidad quiero platicarles de una de ellas: ¿Cuáles son los aspectos que se deben tomar en cuenta para escoger una vivienda y para que ésta se conserve y aumente su valor?

Respuesta: Existen varios aspectos importantes que, manejados de la mejor manera, le darán la mejor plusvalía a tu inmueble. Para ello, recomiendo que, antes de tomar una decisión de compra o recibir en arrendamiento un inmueble, consideres lo siguiente:

En primer lugar, la ubicación del inmueble, lo cual quiere decir que si, por ejemplo, estamos hablando de una vivienda en la Ciudad de México, hay que pensar primero en la colonia y alcaldía en la que localiza para poder escogerla con inteligencia. Acto seguido, la ubicación dentro de esa colonia, ya sea en una calle muy transitada o pensar en si preferimos que sea en una calle tranquila y con múltiples servicios cercanos como centros comerciales, tiendas de conveniencia, escuelas, bancos, iglesias, parques, gimnasios, canchas deportivas, transporte público, facilidad de estacionamiento en la zona, gasolineras, talleres automotrices, papelerías, vías de acceso y comunicación, etcétera.

En segundo lugar, la orientación de la vivienda. La más soleada e iluminada es la orientación que da al oriente (por donde sale el sol), lo cual hace que las áreas de la vivienda con esa orientación sean cálidas y soleadas. Por otro lado, la orientación al norte es fría, no recomendable para personas friolentas, aunque esa orientación sí les agrada a quienes no gustan del calor. La orientación al sur también es muy buscada por la mayoría de la gente porque mantiene la vivienda con una buena temperatura durante gran parte del día; de hecho, ésta es la favorita para muchos de mis clientes por no ser tan cálida o caliente como la oriente pero, al mismo tiempo, es una orientación muy adecuada y aceptable en todas las temporadas del año. Por último, la orientación al poniente es buena, considerando que el sol se mete en las tardes por ahí, pero durante la mañana no se recibe mucho sol en las áreas de la vivienda que dan a este punto cardinal, por lo cual puede ser un poco fría durante gran parte del día, pero no tanto como la orientación norte.

Hemos tenido casos en la inmobiliaria de gente que tiene una vivienda lujosa y hermosa, pero pierde valor al no estar bien orientada y, por lo tanto, no es atractiva para la gente en general. Muy ligado a la orientación de la vivienda están las cortinas o persianas que utilices para hacerla más agradable y acogedora, controlando con ellas la temperatura al interior de la misma.

En tercer lugar, el estado de conservación de la vivienda. Siempre es importante, antes de comprar o tomar en arrendamiento una vivienda usada, revisar que la misma no tenga humedades en los techos y muros, cuarteaduras en los techos, columnas o muros, ni daños severos causados por los sismos y otros fenómenos naturales, salvo que la elección sea para tirar esa vivienda y edificar una nueva. Es fundamental dar un óptimo mantenimiento a la vivienda para que ésta conserve su valor y lo aumente a través del tiempo. Cada vez que tengamos un problema de mantenimiento en la vivienda, debemos solucionarlo de la mejor manera y lo más pronto posible para que nuestra vivienda no tenga deterioro alguno y, por el contrario, destaque por ese óptimo mantenimiento y estado de conservación, lo cual nos ayudará a que tenga la máxima plusvalía posible.

En cuarto lugar, la fachada de la vivienda. Es indispensable mantenerla impecable y reluciente para dar una muy buena primera impresión a todo aquel que la visite. Los detalles de la chapa, la manija, la seguridad de la puerta de entrada, la pintura o barniz de la puerta, todos esos detalles deben generar una sensación de entrar a un lugar agradable y seguro.

En quinto lugar, la seguridad que le des a tu vivienda, con una puerta principal y ventanería muy sólidas e infranqueables y, de ser adecuada por la zona o el lugar de su ubicación, con un sistema de alarma, cámaras con circuito cerrado de televisión y/o, en su caso, con alambrado eléctrico.

En sexto lugar, los pisos, ya que éstos pueden ser muy variados, lo más recomendable es que sean durables, acogedores, fáciles de lavar o de limpiar, y que tengan un diseño agradable y que combine muy bien con las paredes, los techos y demás decoración de la vivienda. Es común que los pisos se despostillen o algunas losetas se fracturen, o que el piso de madera se deteriore, pero para que tu vivienda mantenga y hasta incremente su valor, el mantenimiento y cuidado que les des a tus pisos será fundamental.

Actualmente existen múltiples opciones de créditos hipotecarios para remodelar y ampliar tu vivienda, con tasas de interés muy atractivas, que te aconsejo utilizar para poder conservar e incrementar su valor, dándole la mayor plusvalía posible.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here