construcción de vivienda económica

Ciudad de México.- Aunque se sabe que para este año la industria inmobiliaria tendrá que adaptarse a nuevos esquemas y requerimientos para enfrentar los retos que dejó el 2020, Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) prevé que la vivienda en el país se mantendrá dinámica, más si se apuesta por la construcción de vivienda económica y de rápido desplazamiento.

En los últimos meses, una de las preguntas más recurrentes en el sector ha sido la de cómo motivar a la gente a que compre algún inmueble y lo cierto es que “la vivienda de 500 mil a menos de 1 millón de pesos se vende muy bien, la vivienda entre 1 y 2 millones de pesos se vende como se vendía antes, y la de 2 millones para arriba sí tiene dificultades para venderse debido a problemas de tiempo”, señaló Víctor Manuel Requejo, fundador y presidente del consejo de administración de BIM.

En este sentido, datos del Registro Único de Vivienda (RUV) arrojan que el 2020 cerró con un total de 183 mil 47 viviendas en el país, de las cuales el 46.36% tiene una superficie construida menor a los 60 metros cuadrados, la mayoría de ellas con dos o más recámaras. Mientras que este 2021 inició con 16 mil 168 viviendas producidas en la República Mexicana, de las cuales 37.02% es vivienda tradicional, 28.80% popular 200, 17.05% popular 158 y 12.18% vivienda media. Con menor porcentaje se ubican la vivienda económica 2.79%, popular 128 1.89%, residencial 0.22% y residencial + 0.05%.

Vivienda económica se posiciona ante las dificultades de venta de la vivienda media

Para seguir impulsando que los desarrolladores inmobiliarios no detengan la construcción de vivienda, Requejo dijo: “Es cuestión de que se animen, de que construyan un buen producto y lo saquen a la venta. Existe la costumbre de hacer vivienda media, pero ahora esta clase de vivienda, arriba de 2 millones, enfrenta problemas de venta. Por lo tanto, los desarrolladores deberán apostar por construir vivienda más barata, sólo que como los márgenes de utilidad serán más pequeños, entonces se deberá compensar con volumen”.

Acerca de las expectativas que se tiene en la industria inmobiliaria, el directivo advirtió que el primer trimestre del año será difícil, ya que el crecimiento será menor que en los últimos tres meses de 2020. Sin embargo, “para 2021 prevemos que la producción de vivienda crecerá al menos un 10%, sobre todo el segmento económico y la vivienda media”.

Para este año, BIM espera colocar un 15 o 20% más del saldo al 31 de diciembre de 2020. “Los constructores todavía no se animan mucho a edificar -no sé por qué, ya que hay dinero y buenas tasas de interés-, pero la gente tiene recursos y probablemente los invertirá, así que esperamos crecer entre un 15 y 20% en la recepción de dinero”, indicó.

Por su parte, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) estima para 2021 un panorama favorable para el sector con un crecimiento en la inversión en infraestructura de hasta un 5%, lo que equivale a 445 mil millones de pesos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here