tecnología en pymes

Por René Martín Torres Fragoso
Presidente y director general de CONTPAQi

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) son de vital importancia para el desarrollo del país, pues su aportación en términos económicos es muy grande.

En términos del PIB, la participación de las Pymes es del 52%, de acuerdo con la Secretaría de Economía. Asimismo, el número de personas que emplean alcanza el 7% a nivel nacional, según el último conteo del INEGI.

Su alta capacidad de adaptación son sólo algunas de las características que confirman porque -aún hoy- las Pymes son las figuras más relevantes para el desarrollo productivo de México. Eso a pesar de que 2020 fue, sin duda, el año más complicado para estos negocios.

De hecho, desafortunadamente, muchas de estas empresas no han podido sobrevivir a la crisis económica ni al confinamiento que las llevó a la abrupta necesidad de digitalizar algunos (o inclusive todos) sus procesos para responder a las nuevas necesidades del mercado.

Sin embargo, a pesar de las condiciones que aún perduran, hoy estoy convencido de que las Pymes están en un proceso -algunas veces moderado o lento- de recuperación y adaptación para seguir operando en el mercado productivo.

Esto, por supuesto, aunque significan buenas noticias para el país, no implica que veamos -por lo menos en un corto plazo- los mismos niveles de producción y crecimiento que había antes de la pandemia.

También no hay que perder de vista que 2021 será un año electoral. Normalmente, este es un periodo de incertidumbre financiera que detiene las inversiones y el flujo de efectivo en el sistema económico nacional.

Eso obligará -aún más- a los negocios a mejorar el control de sus finanzas y a optimizar sus recursos para sobrevivir en el mercado. Por ello, habrá que ser precavidos.

Invertir en tecnología, la clave para el crecimiento de las Pymes en 2021

La lección que dejó 2020 a las Pymes fue la obligación de invertir en tecnología; a su vez, hoy más que nunca las empresas, para mejorar su competitividad y asegurar su supervivencia, deberán ser administradas por datos, con información dura, que las lleve a una mejor toma de decisiones.

Es por eso que, definitivamente, encuentro que 2021 será un año de esperanza para estos negocios, en el que se deberá evitar la incertidumbre porque ésta, a su vez, elimina la iniciativa. Además, las personas y las empresas deberemos aprender -cada vez más- a convivir con el COVID-19 y las medidas de control sanitario para poder seguir trabajando. No hay otro camino.

Aunque no sabemos cuándo terminará esta situación, desde nuestra trinchera como empresa especializada en software empresarial para Pymes, que destina el 20% de sus ventas a la innovación, encontramos en esta crisis una oportunidad para “cambiar el chip” de más negocios en México y acelerar su transformación digital.

Luego de que iniciara la contingencia sanitaria, tuvimos claro que, para que estas empresas pudieran operar adecuadamente, era necesario desarrollar productos de acuerdo con sus necesidades. A la par que realizamos el estudio “Digitalización de las Pymes en Tiempos de Contingencia”, lanzamos distintas soluciones enfocadas en mejorar su operación y eficientar su productividad.

Todo esto nos permitió alcanzar ya la meta de nuestro presupuesto anual e incluso superarlo en un 3%. No obstante, eso nos compromete a estar aún más presentes con los negocios del país.

Desde una tienda virtual con el fin de darles la oportunidad de sumarse al comercio electrónico hasta un tablero de control para medir las variables del negocio y llevar a una mejor toma de decisiones, apuntamos nuestros esfuerzos también en priorizar el uso de la nube como el recurso que pone a disposición de cualquier empresa su información, desde cualquier momento y dispositivo.

Y es que estamos convencidos de que ese es el camino que tomarán las Pymes en nuestro país. Para 2021, estos negocios requerirán una operación cada vez más apegada al almacenamiento virtual en más de sus procesos: ventas, contabilidad, fiscalización y administración de personal también se sumarán a esta “economía digital” para hacer más modernas y eficientes las operaciones de las compañías.

Con todo, el camino a la reactivación ya inició. Queda claro, entonces, que además de promover el cumplimiento responsable de las medidas sanitarias en el ámbito público, toca también impulsar la transformación digital de las Pymes mexicanas. Del compromiso del sector público y privado dependerá que 2021 sea un año de esperanza en el que la innovación, la tecnología y el conocimiento conformen los pilares de la recuperación económica de México. Así hay que entenderlo.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here