trabajar con pasión

Por Miguel Carrillo
Socio director creativo de Convey Publicidad

Probablemente, ha sido el peor semestre en muchos años. Social, económica y políticamente estamos fregados. Ante dichos problemas, lo regular es que las marcas recorten sus presupuestos en mercadotecnia: ¡Adiós campaña, promoción o lanzamiento!

He platicado tanto con clientes como con colegas de la industria y ya empezaron las liquidaciones, puestos que no se vuelven a cubrir, reducción al máximo de cualquier gasto. En estas épocas de hambre, la rapiña comenzó, el trabajo se empieza a regalar con tal de ver caer un par de monedas (literalmente, he visto empresas obsequiándolo).

¿Qué debemos hacer en la industria publicitaria?

Muchas veces hemos oído que “el mejor momento para invertir es durante la crisis”, pues tenemos entonces una gran oportunidad. Este consejo no sólo es para las compañías, es aplicable de forma personal… Estamos obligados a invertir.

Pensemos que esto es una carrera de autos y por mal clima no puede dar comienzo, sólo se
tiene una vaga expectativa del tiempo que podría tardar en pasar la inclemencia, pero todo es incierto. Desde los pits podemos estar expectantes a que la competencia empiece, podemos mandar a descansar al equipo, ponerlo en stand-by o asegurarnos de que el motor esté perfectamente aceitado, reconocer la pista, identificar los posibles problemas, etcétera. De esta manera, cuando el juez indique que la carrera ya puede empezar, estaremos seguros de tener el mejor auto. Si se me ocurrió despedir a mis mecánicos porque no hay trabajo, en el momento del arranque me será imposible sacar el auto.

Entiendo que a veces es imposible mantener una nómina, pero muchas otras, simplemente al
ver que “no hacen nada”, pues es mejor correrlos… ¿Y, si en lugar de eso, aprovechamos el momento para capacitar, estudiar bien el mercado y proyectar con propuestas útiles?

De alguna manera, la crisis nos obliga a salir de lugares cómodos, ver otras opciones, arriesgar, pero para poder hacer cualquiera de estas actividades, es necesario tener un buen equipo.

A nivel personal, este tiempo de recesión nos puede ayudar a ser autodidactas. El mundo digital nos ofrece cientos de oportunidades de profesionalización y capacitación; si la organización no hace nada por uno, uno es el que está obligado a demostrar que la capacitación sirve, genera mejor trabajo y desarrolla gente con una sólida autoconfianza.

Estamos en crisis y eso nadie lo puede evitar, lo que viene después es responsabilidad de cada uno. Sólo de nosotros depende tener la máquina lista.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here