64 años redotex medix

Ciudad de México.- Este año la empresa mexicana medix celebra el 64° aniversario de su producto número uno para el control de la obesidad: Redotex.

En 1956 sucedieron varios acontecimientos importantes en el ámbito de la medicina: a nivel internacional, Denham Harman propone la teoría del envejecimiento por radicales libres, un informe británico sobre el tabaco afirma que cada vez existen más indicios de su incidencia en el cáncer de pulmón, y Joe Hin Tijo y Albert Levin establecen en 46% el número de cromosomas en humanos, mientras que en México se inicia la campaña de vacunación antipolio, entra en servicio la primera bomba de cobalto para combatir el cáncer y la Escuela de Salubridad se transforma en la Escuela de Salud Pública.

En otros ámbitos, en ese mismo año se inaugura la Torre Latinoamericana, convirtiéndose en ese momento en el edificio más alto de Latinoamérica.

Así, surge la ocupación de medix, orientándose a la investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de productos farmacéuticos para atender el sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas.

En 1988 se llevó a cabo la primera encuesta nacional probabilística sobre nutrición y alimentación en México, lo que permitió conocer por primera vez la situación nutricional en nuestro país. En 2016 la Secretaría de Salud realizó la declaratoria de emergencia sanitaria EE-3-2016 para todas las entidades federativas del país ante la magnitud y trascendencia de los casos de sobrepeso y obesidad, para fortalecer y apuntalar las acciones de la estrategia nacional para la prevención y el control del sobrepeso, obesidad y diabetes, en sus pilares de salud pública, atención médica y regulación sanitaria, cuyas acciones incluyen la promoción de la salud, educación en salud, atención, manejo clínico y control, a fin de reducir el impacto de la enfermedad entre la población.

Por eso, medix celebra 64 años del lanzamiento de Redotex, cuya vigencia terapéutica permanece gracias a la evidencia científica de lograr que personas con obesidad mejoren su calidad de vida.

Al respecto, el Dr. Raúl Morín Zaragoza, subdirector médico marketing de medix, mencionó: “Es un privilegio que México tenga un portafolio tan amplio de opciones para el control de la obesidad y que esté encabezado por un medicamento nacional. Como cualquier tratamiento farmacológico, es el médico especialista quien lo debe prescribir, apoyado en el seguimiento del equipo multidisciplinario. Así, el paciente nos puede ayudar con esto: verificando que el medicamento sea expedido en una farmacia, que venga en la caja oficial, con fecha de caducidad, el lote correspondiente, que diga ‘Hecho en México’ y tenga los registros de autorización de la Secretaría de Salud. Sólo así sabremos con seguridad que es un producto respaldado”.

Recordó la importancia de no automedicarse, precisamente para obtener los resultados esperados con el tratamiento. Incluso, la Norma Oficial Mexicana indica que es el médico quien da la guía de tratamiento, pero no funciona al 100% si no hay un nutriólogo, un activador físico y un apoyo psicoemocional.

Como es sabido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara a la obesidad como una enfermedad crónica, incurable y mortal. En tiempos recientes, se ha observado un aumento de complicaciones en pacientes con COVID-19 cuando éstos padecen enfermedades crónicas, además de la obesidad, como diabetes, hipertensión y cardiopatías, entre otras.

Desde 1956, el paciente mexicano con obesidad ha contado con el rey antiobesidad para un tratamiento de pérdida de peso promedio del 16%, mientras que en Estados Unidos se considera que un tratamiento es eficaz si se pierde 10% del peso en seis meses. Además, su liberación durante 12 horas continuas por su sistema de cápsulas de difusión por
diálisis (conocido como Dialicells) asegura niveles constantes, sostenidos y sin oscilaciones.

Al lograr este 16% de pérdida de peso, se logra también una importante disminución de riesgos a la salud, es decir, menos probabilidad de hipertensión, diabetes, ovario poliquístico, osteoartritis, apnea del sueño, depresión, ansiedad, etcétera.

“Actualmente, siete de cada diez personas padecen sobrepeso u obesidad. Con la situación que atravesamos de COVID-19, hoy más que nunca debemos aprovechar la difusión que hace la OMS para aumentar la conciencia del paciente con obesidad para que acuda a su médico. Si con esta información una persona logra iniciar un cambio en su estilo de vida, ganamos todos”, concluyó el especialista.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here