telemedicina en la nueva normalidad

Por Pablo Repetto,
CEO y cofundador de fits Smile

A nivel mundial, la telemedicina experimentó una adopción acelerada en el último año forzada por la pandemia y México no fue la excepción. En general, las tecnologías de la información (TI) en el campo de la salud tuvieron un repunte de suma importancia, pues los montos de inversión en innovación sanitaria fueron los más grandes de la historia al pasar de mil 100 millones de dólares en 2019 a 3 mil 100 millones en 2020, según reporta StartUp Health Insights.

Queda claro que, en el campo médico, las TI ayudan a la detección y el combate oportuno contra enfermedades, así como a la investigación para el desarrollo de nuevas curas a padecimientos y llevar a cabo cirugías menos invasivas, pero aún existen dudas infundadas respecto a su efectividad para dar consultas a distancia o telemedicina debido a una cultura altamente dependiente de lo presencial.

Tanto pacientes como equipos médicos podrían preguntarse por qué esto sería un problema si ya hay una vacuna para controlar el COVID-19 y, por lo mismo, sería innecesario un confinamiento que impida acudir a las citas. Sin embargo, hay dos inconvenientes de fondo: 1) que la interrupción de la telemedicina o su disminución implicaría un obstáculo en el camino hacia un cambio de cultura sanitaria y 2) que las oportunidades de difusión de servicios de salud no superen las barreras geográficas.

1) Respecto a la cultura médica actual, debemos decir que es necesario alejarnos de una atención “paternalista” donde se responsabiliza casi por entero al doctor de los logros o retrocesos en el bienestar y donde lo presencial pareciera ser un parámetro infalible para la cura de todos los males. Al igual que durante la pandemia, lo ideal sería que los pacientes
continúen siendo tan corresponsables de su bienestar tal como lo fueron en la emergencia sanitaria, cumpliendo con su parte de la labor al vigilar puntualmente sus parámetros, alimentación y tratamientos al pie de la letra.

A la par de este importante paso que es el de convertirse en el principal vigilante de la salud, hay que añadir también que las formas de consumir servicios médicos ha cambiado, pues en un estudio que realizamos en fits Smile en 2020 notamos que para el 36% de las personas es importante la intervención de la tecnología en sus tratamientos.

2) De la propagación de servicios sanitarios, hay que recordar que la telemedicina o consulta médica remota surgió como una herramienta para posibilitar los servicios sanitarios en regiones de difícil acceso y que, de detenerse o retroceder, su finalidad tendría poco sentido. Además, gracias a la conectividad, los profesionales de la salud intercambian información, comparan y validan distintos procedimientos clínicos para dar diagnósticos acertados. Además, podría relajarse, en cierto modo, el compromiso de llevar internet a más puntos aislados del país.

Telemedicina debe persistir mediante una atención médica híbrida

Bajo todo este contexto, en fits Smile apreciamos como esencial que haya cabida a la telemedicina para el seguimiento de los pacientes a través de una propuesta mixta o híbrida, es decir, que combine la atención médica tradicional con la digital, algo que, sin duda, funcionó en el último año, pues muchos pacientes que fueron diagnosticados antes
de la pandemia (de manera presencial) continuaron sus tratamientos de manera remota.

La propuesta híbrida de medicina que proponemos en fits Smile ya es un modelo que da buenos resultados en el campo de ortodoncia. Como proveedores de alineadores dentales con la técnica invisalign, podemos testificar que la tecnología es una aliada de principio a fin en el camino hacia la sonrisa que las personas desean debido a tres razones:

Primero, porque la innovación está presente al momento de diagnosticar con exactitud cada caso gracias a la rapidez y fidelidad de la impresión 3D, escaneos precisos, fotografías y videos en alta definición que conducen a una definición acertada del tipo de problemática del paciente.

Luego, porque con soluciones como Inteligencia Artificial (IA) y analítica de data se diseñan férulas totalmente personalizadas para cada momento del tratamiento.

Y finalmente, porque es posible dar un seguimiento puntual remoto (a partir del segundo contacto a menos que la circunstancia amerite alguna visita) en el que los expertos llevan un registro y control detallado de cada avance en el desplazamiento de piezas dentales y que motiva a las personas a no abandonar su tratamiento, pues cada videoconsulta va acompañada de informes detallados, monitoreos y total visibilidad del progreso.

Como podemos ver, tan importante es el equipamiento y la conectividad que permitan ofrecer diagnósticos y tratamientos a la medida de las necesidades de cada usuario de servicios médicos como una cultura de la salud más abierta, comprometida y, sobre todo, democrática o de fácil acceso.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here