Ricardo Carreón

Por Ricardo Carreón
Experto en TI y negocios
Twitter: @ricardocarreon

En un lapso corto de tiempo, el cómputo de las empresas y organizaciones está cambiando dramáticamente. Lo que fue el modo de operación de muchas organizaciones, comprando y montando una infraestructura creciente de servidores, redes y computadoras personales, está quedando en el pasado. Y no es que no se necesite poder de cómputo, en verdad se necesita más del poder de cómputo que nunca.

Lo que ha cambiado hoy en día es que mucho del cómputo empresarial se está moviendo a “la nube”. La nube está compuesta del poder de cómputo, que es parte de la infraestructura de grandes proveedores de servicios de nube.

Algunos ejemplos de proveedores de servicios de nube son Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google, Oracle e IBM. Estas empresas tienen centros de datos gigantes en diferentes partes del mundo. Pero no sólo se trata de brindar una gran infraestructura física, los proveedores de nube son capaces de brindar servicios de software y servicios sofisticados como parte de sus ofrecimientos.

Dentro de las tendencias para 2020, lo que llama más la atención con respecto al cómputo en nube es la velocidad acelerada a la que se espera su adopción. Hace unos pocos años, no existía el cómputo en nube, después se convirtió en una opción para los corporativos y el gobierno. Hoy en día, se habla de “Cloud First”, que significa que los nuevos sistemas corporativos deberían considerarse primero para ser colocados en la nube. Pero en un futuro muy cercano, se espera que la mentalidad para este tipo de operaciones sea “Cloud Only”, es decir, que todos los sistemas se instalarán invariablemente en la nube.

Son muchos los factores que están llevando a las organizaciones hacia ese cambio, como es el caso de Internet of Things (IoT), que ha multiplicado el número de dispositivos conectados a la red. La explosión de dispositivos trae consigo una explosión de datos disponibles. Además, muchos de los dispositivos en un esquema de IoT generan enormes cantidades de datos. No es económicamente factible simplemente continuar creciendo la capacidad en centros de datos privados para la explosión de datos que viene de la mano de IoT. Pero no es sólo un problema de capacidad, también es importante notar que esos datos necesitan servicios para transformarlos en información valiosa; por lo tanto, los proveedores de nube están constantemente lanzando nuevos servicios para poder enriquecer esos datos dentro de la misma nube. Eso sin hablar de la importancia de proteger los datos a través de esquemas cada vez más sofisticados de ciberseguridad.

¿Dónde están las compañías en México en el camino de un esquema “Cloud Only”?

Las grandes empresas de México y las multinacionales ya están en la etapa de decidir si sus nuevas aplicaciones y sistemas serán colocados en la nube o no. Quizá no todas llegaron aún a un esquema de tipo “Cloud First”, donde la preferencia clara para nuevos programas corporativos es la nube. Sin embargo, en las Pymes aún tenemos empresas que no tienen una parte importante de sus aplicaciones en la nube, lo que representa un lastre claro, pues muchos de los modelos de desarrollo de aplicaciones ágiles son basados en tecnologías que son fácilmente accesibles en la nube.

Además, las economías de escala de los grandes proveedores de nube como Amazon Web Services, Microsoft o Google permiten menores costos de operación. Si bien en el pasado montar un gran centro de datos privado era claramente reservado para las grandes empresas y para el gobierno, en el caso de la nube empresas de todos los tamaños pueden acceder a dichos esquemas. En la nube, la inmensa mayoría de los servicios se brindan en un modelo “aaS” (as a Service), es decir, en modelos de suscripción. Sólo se paga mes a mes por los servicios utilizados.

Uno de los mas grandes desafíos para utilizar al máximo las capacidades de nube es el entrenamiento de los empleados. Simplemente en México aún no hay suficientes profesionales con capacidades avanzadas de cómputo en nube. Estas habilidades deben de ser  consideradas como esenciales para una estrategia de informática de largo plazo. Es muy importante atraer y retener talento que conozca cómo migrar sistemas antiguos a la nube y cómo conectarlos con los nuevos sistemas y aplicaciones empresariales.

El mundo “Cloud Only” llegará en muy pocos años y para ello tenemos que estar preparados para tener éxito en este esquema.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here