Isaac Pérez agencia B12

Por Isaac Pérez
Country content manager en Agencia B12 México

La crisis provocada por el Coronavirus tuvo, entre sus muchas consecuencias, un ultimátum para que individuos y empresas asumieran el uso de la banca en línea y la digitalización de procesos de gestión como temas de primera importancia. Por tal motivo, en esta entrega reflexionaremos sobre la importancia de digitalizarse para no sucumbir ante la compleja realidad.

Entidades privadas y de gobierno vivieron en persona, ya sea por las buenas o por las malas, la innegable dependencia de internet y otras plataformas tecnológicas para sobrevivir a escenarios tan complicados como el de una cuarentena. Sin embargo, este episodio dejó en evidencia la brecha que distancia a quienes pueden/saben aprovechar esas herramientas de quienes no.

Desafíos de la banca digital en México

“Una vez que la economía repunte, veremos una economía y una sociedad más digitalizadas, pero sólo en los países que han podido aprovechar esas herramientas”, señala Torbjörn Fredriksson, Jefe de Economía Digital en la Conferencia de las Naciones Unidas de Comercio y Desarrollo (UNCTAD). A escala global, la fotografía es más desesperanzadora, pues datos de dicha entidad afirman que la mitad de la población mundial tiene acceso a internet y en los países más pobres menos del 5 por ciento de la población compra en línea frente al 60 u 80 por ciento registrado en naciones avanzadas.

Al ver dentro de casa, pasa algo similar. Según datos compartidos en el foro No Money, realizado en octubre de 2019 en la CDMX, el 90 por ciento de las transacciones en México se hacen en efectivo, más de la mitad de la población carece de una cuenta bancaria y sólo algo más de un tercio tiene una tarjeta de crédito. Esto es resultado de grandes desafíos que
enfrenta el país: brecha generacional entre usuarios digitales nativos y generaciones anteriores, falta de instituciones Fintech, baja adopción de dichos modelos de negocio, poca inclusión financiera en la población y, por último, está la seguridad que exige este tipo de servicios.

¿Por qué conviene digitalizarse?

Digitalizar un negocio, sin importar nicho o tamaño, consiste en usar acciones, tecnologías o estrategias basadas en plataformas virtuales para hacer más eficientes procesos rutinarios y generar tareas que incrementen la productividad y los resultados. Pero cuidado: el tema de digitalizarse va más allá de sólo incorporar tecnología, ya que implica una mentalidad o cultura empresarial que todos los involucrados deben asumir.

Los beneficios para una empresa son muchos: reducción de los costos de producción, mayor control interno, acceder a otras posibilidades de crecimiento (marketing digital), automatización (Big Data e Inteligencia Artificial) y, de manera general, un mejor reconocimiento de nuestras capacidades para planear hacia el futuro.

Algo similar ocurre con los individuos, pues asumir una visión digital sobre nuestras finanzas traerá ventajas similares. Por ejemplo, con una aplicación bancaria nos ahorraremos el pasaje y tiempo en sucursal, tendremos acceso al registro de movimientos y opciones para hacer transacciones, podremos programar pagos y tener mejor idea de nuestra salud financiera.

Digitalizar tu negocio o tus finanzas personales en el contexto actual es lo mejor que puedes hacer. ¿Qué pasaría si los negocios informales del país acudieran a estas soluciones?

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here