plan de viabilidad

Por Claudio Kandel
Director de DiSí Operaciones

Dadas las circunstancias del mercado, lograr que una empresa se mantenga vigente y salga adelante es una tarea titánica. Los empresarios del país se enfrentan a diferentes retos que cada día resultan más complicados de superar.

Si las empresas quieren mantenerse y salir adelante, es primordial que sus líderes trabajen arduamente en la planeación de su negocio, además de prestar especial atención a la determinación de su viabilidad. Para que un negocio sea exitoso, debe contar con un plan financiero, pues de él dependerá su permanencia en el mercado. En términos empresariales, la viabilidad se refiere a la posibilidad de que un proyecto o negocio sea rentable a largo plazo.

Cuando iniciamos un negocio, es importante contar con una proyección financiera que nos permita visualizar cuánto capital es necesario para ponerlo en marcha, además de saber cuánto es necesario vender para que sea rentable y así garantizar nuestra permanencia en el mercado. Para realizar estas proyecciones debemos tomar en cuenta con qué recursos cuenta la empresa y ser conscientes de su capacidad para convertirlos en utilidades. Si la empresa tiene suficientes medios para pasar de una idea a la ejecución, podemos decir que esa iniciativa es viable.

Puntos a tomar en cuenta al elaborar un plan de viabilidad

Para determinar la viabilidad del negocio, debemos analizar temas esenciales que integrarán el proyecto como son el producto, el mercado, los recursos para desarrollarlo, el estudio de la oferta y la demanda, la estructura administrativa y las necesidades de financiamiento. Plasmadas en papel, todas estas actividades constituyen el plan de viabilidad.

Este documento resulta muy útil, ya que establece las líneas generales de planificación, evaluación y control de los principales aspectos de la empresa, desde la idea del negocio hasta su ejecución.

Una de las principales utilidades del plan de viabilidad es la búsqueda de financiamiento, que por lo general se hace por medio de inversionistas. En dicho plan se plasman datos numéricos que muestran costos, ingresos y beneficios a obtener; en otras palabras, es una visión general de la rentabilidad del proyecto y ayudará a los posibles inversionistas a tomar la decisión de invertir.

Al realizar el plan de viabilidad, es imprescindible que seamos cautelosos con las proyecciones de ventas. Por lo general, sólo son una estimación de lo que puede suceder y siempre corremos el riesgo de que las cosas no salgan de acuerdo con lo planeado, entonces es recomendable manejar cifras holgadas que nos permitan enfrentar los gastos en situaciones imprevistas. Otra recomendación es analizar diferentes escenarios en cuanto a gastos, ingresos e inversión.

Hacer planes no garantiza el éxito de una empresa, pero nos da la posibilidad de saber cómo reaccionar a escenarios adversos. Contar con objetivos planteados y hacerlos del conocimiento de todos los colaboradores acercan a las organizaciones al éxito. Si cada miembro de la organización sabe qué es lo que queremos lograr, será más sencillo conseguir la permanencia en el mercado y ganar la preferencia de los clientes.

En caso de ser necesario, busquemos financiamiento para garantizar la continuidad del negocio. El procedimiento será más sencillo si contamos con toda la información necesaria para demostrar que haremos un uso eficiente de ese servicio.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here