Mike Convey. Director de Convey Publicidad

Por Michael Convey
Director de Convey Publicidad

El encierro nos está dejando muchas enseñanzas, una de las más valiosas (al menos para mí) es la necesidad e importancia de crear historias. Si algún millennial está leyendo esto, temo decepcionarlo, pero no es su generación la que inventó el storytelling, existe antes de que el hombre aprendiera a hablar.

Tengo el enorme placer de poder decir que fui alumno de grandes escritores, de la talla de Oscar de la Borbolla, Mario González, Guillermo Fernández o Alberto Chimal. De este último autor tuve el gusto, recientemente, de tomar un taller en línea de minificciones, ¡una maravilla! Me permitió redescubrir mi carrera como publicista, me hizo reflexionar sobre el proceso creativo y la imperativa necesidad de contar historias. Me hizo recordar lo extraordinario que es sintetizar una historia en 30, 20 y hasta 10 segundos o en un anuncio de media página.

Ese mismo goce que tuve al recordar cómo hacer anuncios lo volví a sentir cuando estando en casa se nos fue toda señal, nos quedamos sin teléfonos, sin internet, sin TV… no nos quedó más que ponernos a platicar, mis hijos estuvieron muy entretenidos escuchando anécdotas. Bien o mal contadas, una vez más tuve el placer de crear historias.

El encierro me provocó hacer un recuento de la gente que no he visto. Al principio tuve una sensación de tristeza y melancolía, pero leyendo los nombres, lo primero que me vino a la mente fueron historias, situaciones que reviví y me cambió por completo el ánimo.

Sin duda, las historias nos atrapan, pueden estar en un libro, en una película, en una serie y hasta en un anuncio. Pero más allá de oírlas, me queda claro que crearlas es una actividad enriquecedora y glorificante. Somos seres que, como dije al principio, antes de hablar ya contábamos historias, está en nuestro ADN.

Cuando el encierro acabe, tenemos una gran tarea y no es contar historias, sino crearlas. Tenemos la obligación de salir a hacer historia, no podemos regresar a hacer lo mismo de siempre, tenemos que crear momentos que valgan la pena contar y recordar una y otra vez. Debemos tener la firme certeza de estar haciendo cosas grandes. Les prometo que no habrá nada más placentero que algún día digan que fuimos una época que hizo historia.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

1 Comentario

  1. A mí se me hace que también en el encierro estamos creando historias maravillosas, yo a veces me imagino contándole a mis nietos este momento, qué hice, qué ví, cómo lo viví. Saludos, buena columna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here