Mike Convey. Director de Convey Publicidad

Por Michael Convey
Director de Convey Publicidad

La pregunta que da título a esta columna me suena a la clásica duda de un noviazgo que está entre cortar y seguir. ¿Alguna vez terminaron y decían que querían regresar pero no sabían si era lo mejor? ¿Alguna vez dijeron “es que lo/la extraño, pero no sé”? ¿Alguna vez se dieron un break y regresaron convencidos de estar con el amor de su vida?

Creo que algo similar nos está pasando con el trabajo: ya nos dimos un break, ya tuvimos tiempo de extrañarnos y reflexionar, ahora la verdadera cuestión es ¿a qué regresamos?

Lo común será que, como en toda relación, el reencuentro sea todo amor. Pero no debemos olvidar las toneladas de vicios que venimos arrastrando.

Se dice que con esta fatídica experiencia, han quedado al descubierto las personas indispensables y las que sobran. Hoy nos queda un poco más claro qué personas están hechas para el trabajo en equipo. Las empresas han sacado lo mejor y lo peor, lo que favorece que conozcamos a detalle la personalidad de cada integrante. Ya que la distancia nos ha permitido conocernos mejor, ¿qué queremos para el regreso?

¿Ya se reconocieron? ¿Van a seguir siendo los mismos? ¿Ya saben qué es lo que más les gusta de su trabajo? ¿Qué es lo que menos extrañan? ¿Qué dejaron de hacer? ¿Qué decían odiar que en realidad no odiaban tanto? ¿Qué se encontrarán al regreso que ya no quieren? ¿En verdad necesitamos concursos de ego disfrazados de premios publicitarios? ¿La gente de atención al cliente ya se dio cuenta de que su trabajo no es estar pegado al diseñador para que les entregue? ¿Con la distancia nos comunicamos mejor? ¿Qué estás dispuesto a cambiar?

Ante el regreso, tenemos que ser muy claros con qué nos quedamos y qué no permitiremos que regrese. Estamos obligados a hacer un cambio firme en nuestras vidas por el simple afán de ser felices. Esta extraña forma de vida es la oportunidad (forzada, pero al fin y al cabo una oportunidad) de tomar el rumbo que mejor nos convenga, de volver a ilusionarnos con lo que hacemos y saber que, si una pandemia de este tamaño no nos detuvo, nada podrá hacerlo.

Hay quien esté bajo el temor de perder el trabajo, en una relación nos da miedo quedarnos solos… en realidad, ninguna de las dos situaciones es tan terrible como parece. Cuando terminamos la relación tenemos que salir a buscar compañía y cuando nos quedamos sin trabajo tenemos que salir a buscar acomodo. Pero lo peor que podemos hacer es permanecer en un lugar que no nos gusta o con quien no nos hace felices, ya sea por temor o por pensar que no podemos aspirar a cosas mejores.

Y ahora, ¿podrán responder a mi pregunta?: ¿A qué regresan?

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here